miércoles, 9 de septiembre de 2009



En la tarde amarilla

He perdido un clavel en una tarde amarilla.
Era un clavel rojo que me servía para decirte donde estoy.

He perdido un clavel rojo en una tarde amarilla.
Era un clavel rojo reventón lleno de perfume.
De aroma que era suyo, o era de tu aliento.
Pero que me embriagaba.

He perdido el olor de un clavel rojo reventón en una tarde amarilla.
Era un olor que me envolvía, que me cubría, que me mantenía de pié y me emborrachaba al mismo tiempo, que mojaba mis labios , y humedecía mi boca .

Dime dónde está el ladrón que se llevó el olor de todos los claveles del mundo.
Lo cogeremos y lo llevaremos a la justicia para que nos devuelvan tel olor de los claveles.
Puede,
y es lo más seguro.
Que los hayamos perdido para siempre
Adónde están los asesinos del olor de los claveles.

S. Melgarexo

21 comentarios:

  1. Aqui en mi Montevideo natal una vez conoci al ladron de aroma de los jazmines,nos llevo un tiempo encontrarlo pero una vez que lo hallamos y lo quizimos castigar sentimos tanta pena que no lo pudimos denunciar.

    Quizas quien robo el aroma de claveles no tuvo mayor intencion ,de que tu,mi querida amiga tecla ,le prestaras un poco de atencion
    No pretendo justificar al malhechor, pero lo entiendo perfectamente ,yo por ejemplo por unos versos tuyos intentaria robar, hasta los rayos de sol.

    Saludos desde Montevideo,

    ResponderEliminar
  2. Que importantes son los olores, los perfumes, cuantas sensaciones , recuerdos nos traen, Ah! si se pudiera pintar un perfume !, quizás sí, olor a mar, olor a lluvia, olor de las personas queridas, me recuerda a la novela de Suskind, quizás se pueda atrapar en una pintura, lo intentaré.

    ResponderEliminar
  3. Sigues mandeniendo un equilibro perfecto entre la poesía y la pintura. Esta historia del ladron de olores de los claveles rojos es muy convicente y , sobre todo, muy apasionada.
    Espero que recuperes todos los olores y que formen un halo a tu alrededor.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Podrán robarnos el clavel pero su aroma ya pasó a nuestros recuerdos y de allí nadie nos lo podrá arrebatar.
    Un saludo de clavellina.

    ResponderEliminar
  5. El aroma se ha ido porque la tarde era amarilla y el olor no se compra ni con todo el oro del mundo.

    ResponderEliminar
  6. Qué bien encaja el poema con el cuadro, "tarde amarilla", y falta la gente, el clavel.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. yo descuarticé sin piedad esos malditos pétalos!
    ¿para qué?
    para que sepas donde estoy.

    ResponderEliminar
  8. Incal de mi vida.
    Qué poeta vienes hoy.
    Me has emocionado profundamente.
    Gracias de todo corazón.

    ResponderEliminar
  9. Mi querido Francis. A veces, cuando el cuadro es bueno, los aromas aparecen solos ante nuestros ojos.
    No te has de preocupar por eso.
    Sigue pintando como lo haces.
    Con todo tu corazón.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Albino.
    Es un gran honor que alguin tan entendido en letras como tu, me diga lo que acabas de decirme.
    Te abrazo con todos los pétalos de un clavel rojo apasionado.
    Y no digas que no.

    ResponderEliminar
  11. Gracias muchas Diego.
    Pero cómo se enterarán nuestros bisnietos de cual era el olor de los claveles.
    Tendríamos que dejarselo escrito en nuestro testamento.

    ResponderEliminar
  12. Eres ocurrente Paradela.
    Si el olor de los claveles se asustó del oro, devolvamos el oro a las minas de donde nunca debió salir.
    Nietzsche decía que las cosas valen en la medida que las amamos.
    ¿Amaremos más el oro que el olor de los claveles?
    ¿Se podrá comparar?

    ResponderEliminar
  13. Mi capitán. Ponle un clavel a tu princesa, que le vamos a hacer un poema.
    Se lo puedes escribir tu mismo y lo guardamos en Albercainda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Ay Don Gorda. Pero qué bruto eres.
    Mira que destrozar el clavel con el trabajo que me dió criarlo.
    No tienes corazón.

    ResponderEliminar
  15. Nada muere estimada...solo se transforma y lo que se pierde en la naturaleza vuelve a crecer...
    besos...

    ResponderEliminar
  16. Estamos de absoluto acuerdo las dos.
    No existe la muerte, sino la transformación.
    Gracias por estar aquí con tan sabias palabras.
    Te echaba de menos.

    ResponderEliminar
  17. no lo robaron ! anda dando vueltas , cuando lo nombraste paso por aquí
    un abrazo

    ResponderEliminar
  18. GRacias J.Carlos.
    Guárdamelo en un frasco equeñito.

    ResponderEliminar
  19. Tal vez los claveles perdieron su perfume al marcar el camino , pero conservan intacta su belleza frente a un gran amor. Bellos versos teclita querida. Un gran abrazo y Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  20. Gracias Alma. Tu nombre hace honor a ti.
    Eres toda alma y sentimiento.
    Besos a manos llenas.

    ResponderEliminar
  21. Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
    Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
    “Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
    Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
           Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
    Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
           Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
    Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
                                                                                                        Carlos González
    P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
    * El libro se puede descargar en mi blog
    Puede ver mis vídeos:
    “Educar más allá de las creencias: liberando al corazón” en la dirección siguiente: http://vimeo.com/9374224
    “Educación y Nuevo Paradigma Científico” en la dirección: http://vimeo.com/10085584

    ResponderEliminar